Ventresca de bonito en aceite de oliva
Ventresca de Bonito en Aceite de oliva – 111 g.
5,83 IVA incl. Añadir al carrito

Ventresca de Bonito en Aceite de oliva – 111 g.

5,83 IVA incl.

Bonito del Cantábrico enlatado fresco...
(1 valoración de cliente)

Hay existencias

Menos de 62 productos!

Hacemos envíos a toda España

  • Envíos de refrigerados y congelados
  • Envíos en 24/48H
Pago seguro garantizado

tienda onlien la chaine

Damos una vuelta más a la famosa ventresca de Bonito del Norte fresca de Frinsa con esta conserva en la que el líquido de cobertura es aceite de oliva virgen extra (AOVE), lo que potencia su sabor a un nuevo nivel. Envasado a mano de lascas sin filetear.

1 valoración en Ventresca de Bonito en Aceite de oliva – 111 g.

  1. Ana M.

    Reseña verificadaReseña verificada - ver originalEnlace externo

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Cancelar

Marca

Conservas Frinsa

Frinsa es uno de los mayores fabricantes europeos de túnidos y mariscos en conserva, fundada en el año 1.961 en Ribeira (Galicia – España). El principal objetivo de la compañía es la producción de conservas de máxima calidad, focalizando esfuerzos en dar respuesta a las expectativas de los clientes de un modo sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Por ello dispone en su fábrica de conservas de las más importantes certificaciones en materia de calidad, seguridad alimentaria y sostenibilidad de los recursos pesqueros. Además, colabora con las principales organizaciones destinadas a la protección de los recursos marinos. Nuestro origen es Galicia donde radica nuestra fábrica de conservas y de donde nos sentimos orgullosos por la tan extensa tradición conservera, así como por la propia vinculación con el mar de la cultura gallega, que se remonta a tiempos donde no alcanzamos ya a imaginar. Nuestra tierra es fuente natural privilegiada de una de las mejores calidades en pescados y mariscos a nivel mundial. Su fama ha trascendido fronteras alcanzando las cuotas más altas a nivel internacional. En torno a una fuente de recursos tan privilegiada por su calidad, se ha cimentado una cultura de pesca dentro de la sociedad y de elaboración de conservas con siglos a sus espaldas. Todo su ecosistema forma una cadena de valor que consideramos ideal para lograr que los productos del mar tengan una calidad excepcional de principio a fin.