Tête De Moine es un queso con DOP elaborado con leche cruda de vaca. Curado durante al menos dos meses y medio sobre estantes de madera de pino, dotándolo de un gran sabor y aroma, además de su característico corte en forma de rosetas que se consigue gracias a la ”girolle”.