Este duro queso de montaña se madura a la perfección durante 10 meses, en el silencio y la oscuridad de cuevas especiales donde el queso adquiere su sabor, textura y color únicos.