El Camembert es suave, duro y desmenuzable en textura. Tiene un sabor lechoso y a mantequilla dulce. A medida que madura, forma un interior liso y líquido y una corteza blanca y florida que se debe comer con el queso.