La más humilde puede ser la reina. 12 croquetas con pollo y huevo y una sueva bechamel.